Lucía Albaine

Nació hace 36 años en Santo Domingo.  Su formación académica es extensa, habiendo cursado estudios en instituciones tan prestigiosas como APEC, PUCMM y en el exterior, en la Universidad del País Vasco, en España.


“El Arte debe provocar el gusanillo de la curiosidad” 

Su trabajo, ya con un nivel de reconocimiento importante, es extraordinario y original. Dedicada desde hace años a perfeccionar su técnica, sus porcelanas son una conjunción de arte y oficio solo alcanzable después de años de trabajo y experimentación. A la pregunta de si ella considera que ha encontrado finalmente un lenguaje propio, es sincera: “ No… mi obra es experimental hecha con elementos naturales, y así como trabajo lo experimental hago una pieza más técnica. Me falta un largo recorrido todavía.”

Siempre inconforme, busca la perfección, en un entorno que demanda grandes habilidades técnicas y equipos sofisticados. La porcelana, como la cerámica, no es para principiante. “Me falta mucho todavía por aprender, experimentar con nuevos materiales, diversos esmaltes, una gran variedad de pastas, diferentes tipos de quemas… es todo un mundo. Claro está, partiendo siempre de los conocimientos básicos.” Como artista, ha experimentado más de una vez la frustración de ver que en el país este tipo de caminos son demasiado a menudo… caminos solitarios. Y que las cuestiones técnicas, como la escasez de hornos, los problemas de la energía limitan a menudo sus ganas de experimentación, de investigación.

 El arte, dice Lucía, “merece una observación reposada, crear interrogantes al momento de ser contemplada, debe provocar el gusanillo de la curiosidad. Enfrentar al espectador al momento de los ¿por qué? El artista busca que su obra cree un vínculo entre el espectador y la obra de arte.”

Sus obras, sus porcelanas buscan diferentes objetivos: “Creo que la belleza es algo subjetivo en el arte y más aún en la cerámica. La pieza puede ser bonita y a la vez funcional, otras veces pueden ser solo piezas decorativas” Me atrae esta versatilidad de lo que hago”.

Lucía ha sido finalista en ediciones anteriores del Premio Diario Libre de Arte Contemporáneo y valora esencialmente en una obra “ el tiempo dedicado a cada pieza. Lo que se busca es transmitir un mensaje con los materiales utilizados. Creo que el arte de hoy en día es un ente vivo que busca expresar por diferentes medios lo que se vive en el mundo, sus problemas. Los que nos dedicamos al arte lo transmitimos por el lenguaje que manejamos.” 


Premio Diario Libre Arte Contemporáneo
Top