Ernesto Rivera

Edad: 33

Santo Domingo

Escuela de arte: Chavón La Escuela de Diseño


“La fealdad honesta es más hermosa que la belleza fingida”


-¿Sientes que has encontrado ya tu propio lenguaje visual?
En términos concretos un lenguaje nunca es propio, le pertenece a un colectivo. No lo estoy buscando. El lenguaje es una suerte de frontera. Me inclino por los códigos abiertos, el cambio de sintaxis y de niveles. Creo que lo que puede hallarse en mis propuestas es una unidad que viene dada más por su propósito que por una categoría formal. Tengo el deseo recurrente de dialogar con el mundo y cuestionarlo, señalar circunstancias, resemantizar desde un punto de vista que sí es decididamente personal. Para mí el arte es un lugar de enunciación.

-¿Te sientes parte de algún movimiento artístico?
No es responsabilidad del artista etiquetarse bajo el membrete de un estilo. Obviamente lo que tengo son referentes, gente que estuvo antes que yo y cuyo trabajo influye el mío. Pensadores por los que siento una admiración tremenda y no todos son artistas visuales. Si deben afiliarme a algún movimiento deseo estar dentro de los provocadores, los contra-cultura, los críticos.



-¿El arte debe impactar de inmediato o debe ser más de observación reposada?
El arte existe en el tiempo. Lo que se necesita cuestionar es qué ocurre en ese tiempo y si finalmente se logró generar en el receptor alguna reflexión relevante. La contemporaneidad está saturada de impactos inmediatos y contemplaciones reposadas de poca o ninguna trascendencia.

-La belleza en el arte ¿la puedes definir?
Es una cualidad que solo tiene valor como medio. El concepto de belleza es una cosa muy plástica. La fealdad también tiene sus buenos propósitos. Algunas cosas muy bellas pueden ser muy perversas. Hablo de cuando la belleza se emplea para un plan deshonesto. La fealdad honesta es más hermosa que la belleza fingida, en el arte y en todo. 


Premio Diario Libre Arte Contemporáneo
Top