Mario Fondeur

Edad: 24 años
Lugar de nacimiento:
Santiago, República Dominicana.
Escuela: Arquitectura en PUCMM; Bellas Artes en Altos de Chavón.


“Suspender el juicio para tener una experiencia sensorial con una obra es un acto de belleza”


Mario Fondeur ha desarrollado, en sus propias palabras, “un interés por ciertos materiales y formas de abordar el diseño que perdurarán en toda mi carrera, pero no me interesa encontrar un lenguaje visual.”

Independiente y con fuerzas para arriesgar en su búsqueda, su trabajo incursiona en disciplinas y materiales bien diferentes, por lo que es difícil encasillarle en un movimiento en específico. Y acota: “aunque sí creo que hay cierta sensibilidad que comparto con muchas personas, pero se trata más de maneras de pensar y sentir que de cuestiones estilísticas.”

Para Fondeur, “ si el arte se hace con fines políticos e ideológicos es más eficiente una lectura impactante, pero con esa excepción no creo que el arte deba de ser de una manera u otra, la honestidad es lo más importante.”

—La belleza en el arte ¿la puedes definir?

Definir no. Pero creo el hecho de suspender el juicio para tener una experiencia sensorial con una obra es un acto de belleza.

—¿Por qué una obra de arte vale más que otra? ¿Dónde está el valor?

El valor monetario es un tema de mercado, una obra de arte se convierte en una inversión. Pero el valor real es difícil de definir. Creo que el artista tiene derecho de asignar el valor que considere a su obra y que puede aumentar a medida que su trayectoria lo amerite.


Premio Diario Libre Arte Contemporáneo
Top