Aniova Indira Prandy

Definir sus creaciones en papel y sobre lienzo diría algo como algo “abstracto figurativo”. Pero hay mucho más. Son piezas inquietas que cuestionan, analizan, comunican e interactúan con el espectador. Aniova Indira Prandy sugiere que su arte no tiene ni principio, ni final, es el concepto del vacío. “La metáfora de la memoria y del olvido”.

En un cuarto milimétricamente ordenado, esta artista repasa algunos pensamientos sobre sus creaciones y confirma que lo más importante no es el arte contemporáneo en sí, sino la capacidad de acción que pudiera tener.

“El arte contemporáneo necesariamente crea una ruptura, no hay una forma de verlo, no hay una forma de decir esto es tal cosa”, analiza esta artista de pelo crespo y sonrisa contagiosa. Más que figuras estáticas, para Aniova cualquiera de sus creaciones monocromáticas “implica cambios, implica experimentación”.

Confiesa que siente satisfacción cuando alguien se acerca a su obra y se va con una duda. “Me ha costado trabajo poder lograrlo y todavía me resulta apasionante”, revela Aniova cuyo entusiasmo subyace en “crear un conflicto” al espectador. “El silencio es la metáfora de mi obra”.

“No trato de crear una historia cerrada”, explica con determinación la artista que intenta conformar un mundo imaginario entre el espectador y la pieza. Esta intención se confirma en su trabajo “Elena”, obra con la que participa en el Premio Diario Libre de Arte Contemporáneo, en el que la idea del vacío es una característica perenne de la obra.

¿La internacionalización del arte dominicano? Eso es algo que ya sucedió, considera, aunque no vendría mal más ayuda, privada o pública.


Texto: Carlos Reyes Fotos: Misael Rincon y Marvind del Cid Video: Misael Rincón