Héctor Ortiz

Héctor Ortiz vive la vida en clave de artista en Samaná. "Yo no soy un teórico del arte, soy un accionista… alguien que hace. Por lo poco que sé, arte contemporáneo es el arte que se hace en la actualidad, que representa una época. A mi entender, por eso, todo arte actual es arte contemporáneo."

Para explicar del sentido del arte en el mercado y en la sociedad, responde: "La construcción de cada persona, hace que sienta una motivación hacia la vida y cómo ve las cosas. Así que muchas personas consideran que una cosa es arte y otras que no, pero mi punto de vista es algo que yo no puedo definir.Toda la creación es arte."

Para los jóvenes artistas el primer reto es hacer conocer su obra, divulgar su trabajo en la actual coyuntura requiere de una serie de esfuerzos y apoyos que no siempre están disponibles: "No depende solo de una política de Estado o de instituciones privadas que den apoyo. También depende de los lineamientos que van marcando, a nivel internacional, de qué se debe difundir o qué es lo que está en boga. " No hay forma de tener control de eso, concluye

¿Cuánto vale el arte?

"Para mi el valor no es solo una cuestión económica. El arte es la forma más honesta de ver la construcción de una historia en nuestra sociedad. Esto es tan diverso, que decir cuánto vale el arte sería algo demasiado amplio. Para mí el arte es una necesidad, lo que le da sentido a mi vida. No hay una forma de visualizarme que no sea haciendo eso. Entiendo que esto es a lo que vine".

Ortiz nació y creció en "un pueblito muy conservador de San Juan de la Maguana". Explica que "tuve que tomar el concepto, que ahora retomé, del sincretismo, para cubrirme ante una sociedad que no veía muy bien lo que yo hacía, incluida mi propia familia. Tuve que ocultar mi trabajo llegando realmente a hacer cosas que no me identificaban como artista, pero yo tenía muy claro lo que quería. Y creo que la ciencia no debe estar muy desligada del arte.


Texto , fotos y videos Marvin del Cid