Luisana Perisse

"Al arte es difícil darle un valor", dice esta arquitecta venezolana al tiempo de explicar que puede ser subjetivo aunque tenga una carga objetiva. "Si una persona tiene una larga trayectoria obviamente sus obras tendrán un valor monetario mayor, luego está el valor subjetivo que viene dado sobre todo por el reconocimiento que le puedan dar las personas que lo ven".

Luisana entiende que el arte contemporáneo es el más apasionante que se haya producido hasta el momento, porque es el resultado de un proceso artístico que se viene dando desde principios de la humanidad y para que sea identificado como tal debe transmitir algo: "No es sencillamente ser una composición de colores sino que debe tener un concepto y una idea de fondo que esté transmitiendo de una manera realista, formal o abstracta. Además, se valga de la belleza para transmitir ese mensaje".

La gran carga de expresividad que tiene es una de las tantas cosas por las que se identifica con este: "Es un arte lleno de sorpresas porque hay mucha emotividad dentro de esta expresión, y colores, texturas, distintas maneras de ver la realidad…"

¿Y la belleza? Perisse no está de acuerdo con llamar obra de arte cuando se emplean materiales de desecho, porque para ella el arte y la belleza deben identificarse: "Personalmente me choca porque pienso que puede ser una expresión de una idea, y puedo de alguna manera ser capaz de manipular un objeto poco noble para transmitir algo, pero a mi juicio ya no sería una obra de arte porque ahí ya no hay belleza. Creo que tendrían que estar esos dos elementos, o sea la belleza y una idea de fondo que se transmita a través del material". Los artistas dominicanos, cree Perisse, necesitan un poco más de ayuda para darse a conocer.


Texto: Carlos Reyes Fotos: Bayoán Freites y M.Del Cid Video : Misael Rincón